Aliento europeo para lo (poco) que queda de la primavera árabe

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Reddit
Reddit
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Jean-Claude Juncker emprendió el pasado jueves en Túnez una visita oficial de dos días que podía incomodar a muchos de sus vecinos en el mundo árabe. El objetivo del presidente de la Comisión Europea era fortalecer los lazos entre Bruselas y Túnez, el único país de la región en el que sigue viva la llama de la primavera árabe. En este contexto se circunscribe la firma de acuerdos de cooperación bilateral y una ayuda europea de 270 millones de euros que servirá para apoyar reformas en el sector judicial, fiscal, energético y comercial de Túnez.

Jean-Claude Juncker abraza al presidente de Túnez Beji Caid Essebsi. 
© European Union , 2018   /   Photo: Etienne Ansotte

Durante la visita de Juncker, las autoridades locales (una pieza clave en el tablero de la lucha contra la inmigración ilegal) pusieron de manifiesto su malestar por el rechazo de muchos países europeos a la llegada de inmigrantes y refugiados. El presidente de la Comisión Europea les recordó que la UE ha acogido a 800.000 refugiados en los dos últimos años y también que la ayuda de la UE a Túnez desde el año 2011 alcanza los 10.000 millones de euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *