Carbono cero, también en la cerveza

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Reddit
Reddit
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Los prados de Leoben, en Austria, son testigos mudos de una experiencia pionera en el campo de la eficiencia energética. A escasos metros de estos pastos, se alza la cervecería Göss, el primer establecimiento de este tipo del mundo que es completamente neutro en emisiones de carbono.

Conseguirlo no ha sido fácil, pues ha requerido la combinación de energías renovables (la solar, la hidroeléctrica y el uso de la biomasa) y la integración de otras prácticas de consumo sostenible. Así, se aprovecha el 90% del calor que genera la fermentación de la cerveza, y también el procedente de un aserradero cercano (que proporciona el 40% de las necesidades de la planta). En lo que concierne a los residuos de grano, estos son muy apreciados por los agricultores de la zona, que los utilizan como fertilizante.

GossNeutralCarbone

La primera fábrica de cerveza neutra en emisiones de carbono se encuentra en Leoben, en el centro de Austria. Se trata de una experiencia pionera que combina el uso de energía renovables y prácticas de desarrollo sostenible. Más artículos en la web de Quo Vadis Europa https://bit.ly/2RpghOj

La cervecería Göss pertenece al grupo Heineken, un gigante cervecero que ha apostado fuerte por reducir las emisiones de CO2 de sus plantas. El proyecto fue parcialmente financiado por la Unión Europea.

¿Qué es la huella de carbono?

En general, se utiliza el término huella de carbono para referirnos a la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que producimos en nuestra vida cotidiana. Este concepto amplio abarca todo tipo de actividades: desde la producción de bienes de consumo en una fábrica hasta calentarnos la comida en el microondas. Hagamos lo que hagamos, dejaremos una huella medible en emisiones de CO2.

Conocer con precisión la huella de carbono de una persona o un negocio es fundamental para poder adoptar estrategias que permitan reducirla. En la web existen numerosas «calculadoras» que nos ayudan a estimar nuestra «contribución» al calentamiento global.

ya sea al alimentarnos, actividades diarias, es la huella que deja nuestro paso en el planeta. Se expresa en toneladas de CO2 emitidas. Así, cada uno de nosotros deja una huella de carbono en el planeta según el consumo y tipo de hábitos que realicemos día a día. Nuestra alimentación, cómo realizamos las compras diarias, qué consumo energético hacemos, qué medio de transporte utilizamos. No en vano, el informe del IPCC (Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) de este mismo año, incrementa la probabilidad de que el cambio climático sea debido al hombre hasta un 95%. Además, de los 18 a 59 centímetros que se esperaba en 2007 que creciese el nivel del mar a finales de siglo, ahora esos datos se disparan de los 26 a 82 cm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *