Las mujeres españolas, las más insatisfechas a la hora de conciliar trabajo y vida privada

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Reddit
Reddit
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Uno de los caballos de batalla de la Comisión Europea es mejorar el equilibrio entre la vida privada y la vida laboral de las personas con cargas familiares, así como fomentar un reparto más justo de estas responsabilidades entre hombres y mujeres. Con este propósito, Bruselas propuso una Directiva con nuevas normas mínimas en las legislaciones nacionales para las bajas por maternidad/paternidad, por cuidado de los hijos u otras personas dependientes y contratos flexibles.

Un año y medio después de que viera la luz esta propuesta, el Eurobarómetro ha publicado una macroencuesta  que recoge las opiniones de los ciudadanos europeos sobre distintas medidas de conciliación. El documento, que pone especial interés en las respuestas que dan por separado hombres y mujeres, refleja que uno de cada cinco europeos no está satisfecho con el equilibrio entre su trabajo y su vida personal… y que el índice de insatisfacción es mayor entre la mujeres que entre los hombres.

Dentro de este grupo un dato alarmante: las mujeres españolas son las menos satisfechas de la Unión Europea a la hora de conciliar trabajo y vida familiar. Solo un 63% dicen estar conformes con su situación, frente al 89% de las luxemburguesas, el 88% de las austriacas o el 87% de holandesas y danesas. En el pelotón de cola acompañan a las trabajadoras españolas las griegas (66%), las croatas y las rumanas (67%).

 

Fuente: Comisión Europea

Diferencias de género

Según el Eurobarómetro, las diferencias de género son evidentes a la hora de elegir entre el trabajo y las responsabilidades familiares. Así, sólo cuatro de cada diez hombres europeos han disfrutado de una baja por paternidad. Aún menos, tres de cada diez, se han dado de baja para cuidar a sus hijos enfermos, algo que sí han hecho casi seis de cada diez mujeres.

Una cuarta parte de los europeos afirma que en su trabajo resulta difícil darse de baja por motivos familiares, y una proporción similar asegura que se les desanima a la hora de pedir un permiso por estos motivos. A esta situación se suma que muchos trabajadores no pueden permitirse económicamente dejar de trabajar para atender a estas responsabilidades.

La encuesta refleja también que mayoría de los europeos sólo disfrutaría de un permiso por motivos familiares si estuviera suficientemente remunerado y casi cuatro de cada diez dejarían de trabajar temporalmente para cuidar a un familiar enfermo, discapacitado o frágil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *