Matar los plásticos para salvar los océanos

Los plásticos están matando los océanos
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Reddit
Reddit
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Ya a nadie extrañan las imágenes de tortugas asfixiadas y carcasas de polluelo de gaviota con la cavidad estomacal repleta de plásticos. El problema es global y la extensión de las llamadas “islas de basura”, que oscila, según el tipo de cálculo, entre los 700.000 y los 15.000.000 de kilómetros cuadrados, no para de crecer. Estas ingentes masas de agua repletas de microplásticos suponen un peligro mayor para la biodiversidad y la sostenibilidad de nuestro planeta.

Restos de un polluelo de Phoebastria immutabilis (una especie de albatros) que fue alimentado con restos de plásticos presentes en el océano, lo que le causó la muerte.  Foto: Forest & Kim Starr (USGS)

La guerra contra el plástico es una de las claves del éxito (o del fracaso) del objetivo nº 14 de los 17 que contiene la famosa agenda 2030 de la ONU: “conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos”. La batalla debe librarse a escala global, poniendo especial énfasis en las principales vías de entrada de este tipo de desecho: los ríos de los países en desarrollo.

La guerra contra los plásticos en los océanos se enmarca en el objetivo nº 14 de los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030 de la ONU

La iniciativa “Clean Oceans”

El pasado 12 de octubre varias organizaciones europeas pusieron en marcha una ambiciosa iniciativa bautizada Clean Oceans. Su propósito es brindar ayuda financiera a proyectos sostenibles que persigan reducir la contaminación del océano en los próximos cinco años. El plan está dotado con 2.000 millones de euros y tiene en el punto de mira cursos fluviales y costas de Asia, África y Medio Oriente. Además de reducir los desechos plásticos, pretende acabar con la llegada masiva al mar de aguas residuales sin tratar.

Racing Extinction on Twitter

At least 800 species worldwide are affected by marine debris, and as much as 80 percent of that litter is plastic.” https://t.co/eG22lFL5tO

Según detalla el Banco Europeo de Inversiones (uno de los participantes) en su página web, la iniciativa Clean Oceans se centrará en:

  • Recogida, tratamiento previo y reciclaje de residuos, especialmente plásticos, recogidos en tierra, en el río y en el mar;
  • Mejora de la gestión de residuos en los puertos para ayudar a reducir la basura marina de los buques y las vías de navegación interior;
  • Apoyo a medidas de prevención plásticas, desarrollo de mercado para el reciclaje de plásticos y otros materiales y conciencia pública;
  • Apoyo para el establecimiento de instalaciones de tratamiento de aguas residuales para reducir la liberación de plásticos y otros contaminantes en los ríos y océanos.

Plásticos en el océano

Esta infografía de Marine Debris ilustra cómo los plásticos llegan a los océanos.

Los plásticos son la forma más común de desechos marinos. Pueden provenir de una variedad de fuentes terrestres y oceánicas, entrar en el agua de muchas maneras e terminar en el océano y los Grandes Lagos. Una vez en el agua, estos residuos nunca se biodegradan completamente.

La importancia creciente de África

Según la revista especializada «Environmental Science & Technology», diez cursos fluviales transportan entre el 88% y el 95% de los plásticos que llegan a los océanos. Ocho de esos ríos están en Asia y los otros dos en África. Antes de desembocar en el mar, estos ríos atraviesan países con graves carencias en la recolección y eliminación controlada de desechos. En el caso de África, que multiplicará por cuatro su población de aquí a finales de siglo, urge actuar.

En el discurso sobre el Estado de la Unión que pronunció Jean-Claude Juncker el pasado 12 de septiembre, el presidente de la Comisión Europea hizo hincapié en la importancia de tender la mano a África: «África no necesita caridad, sino una cooperación auténtica y justa. Y nosotros, los europeos, necesitamos esta cooperación en la misma medida. Hoy proponemos una nueva alianza por unas inversiones y un empleo sostenibles entre África y Europa. Esta alianza, tal y como la concebimos, contribuiría a crear hasta diez millones de puestos de trabajo en África en los cinco próximos años. Creo que debemos fundir los numerosos acuerdos comerciales entre la UE y África en un acuerdo de libre comercio entre ambos continentes en forma de asociación económica entre iguales».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *